Inicio > Liga de Comodoro > “Puede ser una despedida corta o definitiva”

“Puede ser una despedida corta o definitiva”

LIGA DE COMODORO RIVADAVIA
El vínculo entre Luis Ignacio Murúa y Jorge Newbery caducó una vez que se escuchó el último pitazo del árbitro Leguizamón, en la derrota 3-1 ante Germinal, que derivó luego en la eliminación desde el punto del penal. El Lobo llegó hasta semifinales del Federal “B” y se quedó con gusto a poco. ¿Seguirá el entrenador?. “La dirigencia de Newbery me dijo que yo tengo la decisión. Mi posición será en los próximos días, tengo que analizar muchas cosas. Puede ser una despedida corta o definitiva”, dijo el técnico.

630146611c0d35934b1b0e9faf198dd992bEl plantel llegó desde Rawson pasada la medianoche del domingo, cuando se había largado una lluvia muy fuerte en la ciudad. El silencio se cortaba con las gotas que pegaban en los vidrios del micro. La desazón fue muy fuerte en el Lobo.
Llovió toda la noche. Y continuó en buena parte de la mañana del lunes. A las nueve, se movió el portón que da a la calle Pastor Schneider, entró Luis Murúa enfundado en la campera azul oscuro. Los tres perros que están en el club lo recibieron como siempre, aunque ahora tiritando un poco por lo frío de la lluvia. La Loba, el Bayo y el Negro lo acompañaron desde la entrada hasta la cancha.
Caminaron los cuatro por el césped bien húmedo, había varios charcos. La cara de Luis Murúa estaba empapada, pero no sólo por las gotas de la lluvia, también se mezclaron las lágrimas. Podrían haber sido lágrimas de tristeza por la reciente eliminación, por querer hacer algo más de lo que hizo. Pero no, lloraba de agradecimiento, de emoción por haber vivido tantos momentos fuertes en esa cancha que estaba ocupada sólo por ellos cuatro. Los ladridos de los perros interrumpían la vista hacia la tribuna despoblada, pero la imaginaba repleta como ante Círculo de Otamendi, cuando entraron todos apretados. Si hasta parecía escuchar el “Dale Lobo, dale Lobo!” de ese monstruo de mil cabezas. Se le aceleran las pulsaciones y se agacha para darle una caricia al Bayo, el más cachorro.
Estuvo media hora y emprendió la vuelta. Pero bien dicen que los perros son más perceptivos que cualquier cristiano. Como para Murúa fue una despedida, el Bayo, que nunca salía más allá del predio, intuyó del mismo modo. Acompañó al técnico hasta la Avenida Córdoba, a cuatro cuadras de la cancha, donde vive el “Pitty”. No se quería despegar. Tanto, que el mismo entrenador tuvo que regresarlo a la cancha, siempre bajo la lluvia mañanera.
_ Simple deducción, ni los perros quieren que te vayas…
_ Es una decisión muy difícil, de las más complicadas de mi vida. Estoy muy compenetrado con este club. Por eso mismo que pienso en mi salida, en no seguir. Para no hacerle daño al club que le tengo cariño. ¿Cómo es esto?. Si sigo hay decisiones que debería tomar y que tal vez no sean del agrado de muchos. Lo primero, y principal, yo quiero que siga todo el plantel. No quiero matar a los soldados que ganaron mis batallas. Primero tengo que morir yo, no ellos. Es una cuestión de lealtad a quienes fueron leales conmigo. Eso por ahí desacomoda un poco, pero son convicciones.
_ Y si la dirigencia accede a eso, ¿ya está?.
_ No es tan simple. Hace un año y medio que estoy, sé todo el movimiento del club. Hay más para revisar y cambiar, pero cambiar no porque algo o mucho esté mal, cambiar para optimizar lo que ya se logró. Cambiar para evolucionar, para seguir progresando. Siento que no pudimos prepararnos como me hubiera gustado en el tramo final de la competencia. Son detalles, que deciden por un “sí seguís”, o un “no seguís”. Un espacio que se compatibilice con la instancia que estábamos jugando. Ojo, eh! Que no suene a excusa, no perdimos la semifinal por ese motivo.
_ ¿Y por qué la perdieron?.
_ Porque siento que hice mal la inicial. Si hubiera elegido a Franco Erro desde el comienzo creo que se podría haber modificado mucho. Y lo asumo así como suena y bien claro. Yo me equivoqué.
_ Si reviso una respuesta a una pregunta similar, estoy seguro que de diez entrenadores, nueve buscan motivos en otro lugar, no en la autocrítica…
_ ¿Qué gano con disfrazar lo que pienso?. Seguro confundir a quien pregunta y a la gente que puede leer la respuesta. Y eso no está bien. Le erré en la inicial y me hago cargo. .
_ Pero si uno le consulta a los dirigentes, los jugadores y los hinchas, seguro casi el cien por cien, quiere que sigas…
_ Puede ser, pero no tengo que ser desleal conmigo mismo. El amor a la tarea, el deseo de hacer es lo que me mueve en esta profesión. Quiero hacer y seguir haciendo. Como en Newbery, que se mejoró mucho en todo concepto. Ahora, de esa tierra fértil que era el club, ya se sembró mucho, queda un poco más por sembrar, pero hay que ver si se puede cosechar en la misma medida que se sembró. Y eso se llama tener ganas de seguir haciendo.
_ ¿Hacés un balance de todo y decidís?.
_ No, no. El balance me puede engañar, porque seguro que si lo hago va a dar positivo, muy positivo. Fue un año tremendo, en todo concepto, entonces el balance no puede arrojar otra cosa que no sea algo bueno. Así, me metería el perro yo solo. La decisión no depende de un balance, depende de mi visión para seguir mejorando lo que se logró. Si siento que puedo mejorar, podría seguir. Si creo que no es así, lo mejor es dar un paso al costado.
_ Una visión diferente la tuya. En tu lugar estaría esperando que me ofrezcan una mejora económica que sea armónica con lo hecho…
_ No pasa por dinero, pasa por convencimiento. Quiero trabajar como me gusta. Sé que soy muy difícil, complicado y hasta autoritario. Pero es el modo que entiendo a mi trabajo. Doy el ciento por ciento y espero lo mismo del otro lado.
_ ¿Tanta obsesión no hace mal?.
_ A veces lo pienso así. Pero si cambio, dejaría de ser yo mismo y te juro, hoy no me cambio por nada. Ya me lo preguntaron y lo voy a decir de nuevo, en mi escala están primero el futbol, luego mi familia y el resto. Respeto a quienes piensan distinto, yo creo que el futbol es lo que le da sostén a la familia que amo, por eso lo ubico en el lugar más alto.
_ Una reflexión de tus jugadores. Te vimos retarlos, insultarlos, darles una palmadita de aprobación…
_ Son mis hijos, los quiero como si fueran mis hijos. Con eso te resumo absolutamente todo

CRONICA

Anuncios
Categorías:Liga de Comodoro
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: